Notificaciones
close

Probamos diferentes técnicas de productividad. Estas son las que más nos funcionan

La procrastinación nos acecha cada día que nos sentamos a estudiar: nos entretenemos mirando YouTube, Instagram, TikTok o simplemente contemplando el infinito… Se acaba el día ¿y qué has hecho? NADA. ¿Y cómo te sientes? Pues como el culo.

Ahora con el teletrabajo y las clases online parece imposible mantener la misma productividad durante todas las horas de trabajo. Aunque no sea sencillo, la productividad debe ser una de tus prioridades cuando te pones a la tarea. Existen diferentes técnicas para aprovechar al máximo el tiempo de estudio/trabajo y estar focus de una vez por todas.

Hemos estado probando diferentes técnicas de productividad durante una semana (una cada día, de lunes a viernes). ¿Quieres saber cuáles nos han ido mejor? Sigue leyendo y toma nota.

La técnica Pomodoro

¿En qué consiste?: La técnica Pomodoro va de realizar tareas de 25 o 50 minutos sin parar haciendo pausas de 5 o 10 minutos entre tarea y tarea para descansar. 

Pros: Poner el temporizador 25 o 50 minutos hace que nos concentremos al máximo en la tarea y que evitemos distracciones, ya que sabemos que en algún momento habrá un descanso. Para estudiar un examen funciona de maravilla.

Contras: En determinadas tareas, los ciclos de 25 o 50 minutos pueden ser muy cortos. Hay veces que estamos concentrados y preferimos terminar la tarea antes de tomar un descanso, aunque lleve más tiempo. Tampoco tiene en cuenta imprevistos, reuniones o clases (que siempre llevan más de 25 o 50 minutos).

Técnica de Marc Andreessen: La lista anti-ToDo

¿En qué consiste?: Podríamos llamarla la “anti-lista”. En vez de hacer una lista de todas las tareas pendientes que tenemos a lo largo del día, hacemos una lista al final del día con todas las tareas que hemos hecho. 

Pros: Nos hemos sentido más productivos. Con una lista de tareas pendientes normal y corriente, a veces da la sensación de que no hemos rendido lo suficiente. Con esta lista vemos todas las cosas imprevistas que nos han surgido y todo lo que hemos hecho. También sirve para ver si han surgido demasiadas cosas que no entraban en nuestras tareas diarias para organizar mejor las tareas en los siguientes días.

Contras: Cuesta un poco organizarse las tareas sin una guía inicial y puede ser un pelín difícil organizarse las tareas por orden de prioridad. 

La fórmula 20/20/20

¿En qué consiste?: El libro de Robin Sharma, The 5AM Club, se divide la primera parte de la mañana (nada más levantarte) en tres bloques: ejercicio, reflexión y aprendizaje. Según la fórmula 20/20/20, hay que dedicar los primeros 20 minutos del día a ejercitar el cuerpo, los siguientes 20 a la profundización (o sea, meditar) y los siguientes 20 minutos a aprender algo nuevo (leer un libro, la biografía de alguien a quien admires o hacer un curso online).

Pros: La combinación ejercicio físico + meditación + aprendizaje te da una actitud y una energía maravillosas para empezar el día. Desde luego, una de las mejores formas de sentirse productivo antes de empezar las tareas y seguir con el mismo flow todo el día.

Contras: No todo el mundo tiene la capacidad de levantarse temprano para llevar a cabo todas estas tareas. Si eres una persona que rinde más por las tardes o por las noches, este método no te hará ser todo lo productivo que puedes.

El método Ivy Lee

¿En qué consiste?: Esta centenaria técnica de productividad es muy sencilla: cada noche, antes de dormir, hay que escribir las cinco o seis tareas más importantes que tenemos que llevar a cabo al día siguiente. Hay que empezar por la tarea más importante y no debemos escribir más de seis elementos.

Pros: Es una forma estupenda de optimizar la agenda. Al día siguiente te despiertas sabiendo exactamente qué tienes que hacer y eso te ahorra bastante tiempo de organización del día por las mañanas. Si lo tuyo no es ponerte a tomar decisiones por la mañana temprano, este es tu método.

Contras: El método no deja espacios para imprevistos, por lo que puede ser muy frustrante no terminar las tareas más importantes durante el día debido a emergencias.

Non-Zero Day 

¿En qué consiste?: Esta técnica que literalmente significa “Día No Cero”. Un Zero Day es un día en el que no has hecho absolutamente nada para alcanzar tu sueño o meta. Esta técnica engloba toda una filosofía: cada día tienes que hacer algún movimiento que te acerque más a ese objetivo. Se puede aplicar el método usando un calendario y poniendo una cruz en los días que hayamos hecho algo por nuestro objetivo.

Pros: Este método nos enseña que un pequeño progreso es mejor a que no hayamos progresado ni un poquito. Es muy motivador pensar que cada pequeña tarea dirigida a alcanzar nuestra meta importa.

Contras: Es quizá el método con el que más podemos tender a la desorganización al no quedar claras las tareas prioritarias. Es conveniente combinar este método con otro(s).

📣 ¡Atentos al próximo post! Os daremos tips para tomar buenos apuntes. No os lo perdáis. 👌